curiosidad

Uno de los motores de arranque más potentes que yo conozco para activar la motivación de un cliente, es la curiosidad.

Si un cliente no termina de arrancar y parece bloqueado, hay muchas probabilidades de que el motivo sea que el coach no ha sabido despertar su curiosidad.

Cuando un cliente siente curiosidad por saber qué es lo que podria llegar a encontrar dentro sí mismo, y un coach, tiene la habilidad de saber transmitir al cliente, su curiosidad hacia lo que podría llegar a descubrir éste, se genera una combinación perfecta que, crea el ambiente idóneo para poder llevar a cabo una sesión de trabajo creativo y motivador.

J. López

Coach no directivo especialista en procesos one to one

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioPost comment